Medicina Integrativa Hygea Granada

MEDICINA INTEGRATIVA

Según los datos de que disponemos, las medicinas naturales o complementarias están en auge. Entre los diversos factores que se han ido entrelazando en los últimos años y están contribuyendo a ello podemos citar:

  1. El creciente abuso en la prescripción y consumo de fármacos que padecen los países desarrollados, que se ha convertido en un problema de salud de primer orden, -tercera causa de muerte en estos países-.[1]
  2. La creciente difusión, a través de medios de comunicación y diferentes publicaciones y plataformas on line, del abuso de la industria farmacéutica, ha ido calando en el público en general y en no pocos profesionales de los sistemas de salud.
  3. La percepción de la falta de resultados ante determinadas enfermedades crónicas y numerosos tipos de cáncer.
  4. La revalorización social de las culturas tradicionales con sus métodos y remedios curativos.
  5. El cambio hacia una visión del ser humano como un todo, en el que mente, sentimientos y cuerpo no se pueden separar.
  6. La progresiva toma de conciencia de la importancia del medio ambiente, el stress, la alimentación, los productos naturales y los hábitos saludables en la salud.

. Una de las razones más frecuentemente esgrimidas por las personas e instituciones contrarias a técnicas y medicinas naturales o tradicionales es la de que no existen evidencias científicas de sus resultados. Este argumento, en lo que se refiere a muchas de éstas, ya no es sostenible. Si bien es verdad que las condiciones para realizar ensayos sistematizados con estas terapias o medicinas son difíciles de conseguir, bien porque en los países y regiones donde siempre ha existido esa medicina tradicional no ven la necesidad ni disponen de los medios; bien porque en la mayoría de los países occidentales las terapias y medicinas naturales no se aplicaban en los sistemas de salud estatales, sino en consultas privadas, donde es prácticamente imposible realizar ensayos de este tipo. Sin embargo, la creciente demanda está haciendo cambiar esto y se van realizando cada vez más ensayos clínicos monitorizados para testar la real incidencia de estas terapias.

En este sentido, han sido los más importantes centros oncológicos[2] del mundo los que tomaron la iniciativa de incorporar medicinas complementarias en su cartera de servicios, en la medida que crecía la demanda y los ensayos clínicos[3] iban ofreciendo evidencias de los resultados positivos de muchas de ellas. Es obvio que el campo emergente de la medicina integrativa en los hospitales oncológicos, se irá trasladando a otros sectores y otras enfermedades conforme las evidencias que surgen de las investigaciones se vayan conociendo y difundiendo adecuadamente.

El resto de este artículo se referirá a algunos de los principales y más actuales trabajos de investigación de las llamadas medicinas complementarias o alternativas que se están incorporando a los centros de medicina integrativa del cáncer.

¿POR QUÉ EL CÁNCER?

Entre las diferentes enfermedades, el cáncer ocupa un papel preponderante por ser una enfermedad mundial. En 2015, hubo 17,5 millones de casos de cáncer y 8.7 millones de muertes en todo el mundo[4]. Es la segunda causa de muerte en el mundo con un 16% y continúa aumentando. Para 2020, se espera que estas cifras aumenten a 21,7 millones de nuevos casos y 13 millones de muertes[5].

Se estima en un 40 % los pacientes con cáncer que recurren a terapias y/o medicamentos naturales, además de someterse a los tratamientos convencionales[6]. Esto ha hecho que desde mediados de los años 90, algunos de los principales centros oncológicos del mundo comenzasen a integrar estas demandas.

Psicoterapia, hipnosis, fitoterapia, acupuntura, masaje terapéutico, chi-kum, suplementos nutricionales, meditación, yoga, consejería de estilo de vida… además de unidades de nutrición y deporte han ido incorporándose en estos centros.

¿QUÉ ES MEDICINA INTEGRATIVA?

El término se comienza a utilizar desde los años 90 como respuesta a los más controvertidos “medicina alternativa” o “medicina complementaria”. Recientemente y merced a la creciente demanda, especialmente en los centros oncológicos, se ha tratado de consensuar una definición: “La oncología integrativa es un campo centrado en los cuidados del paciente con cáncer, basado en la evidencia, que utiliza prácticas mentales y corporales, productos naturales y / o modificaciones en el estilo de vida según diferentes tradiciones, junto con tratamientos convencionales contra el cáncer. La oncología integrativa tiene como objetivo optimizar la salud, la calidad de vida y los resultados clínicos durante todo el proceso de la enfermedad, así como capacitar a las personas para prevenirlo y convertirse en participantes activos antes, durante y después del tratamiento del cáncer”.[7]

Muchos enfermos y familiares, no solo en relación al cáncer, no buscan una alternativa al tratamiento convencional de su enfermedad, sino poder sumar otras terapias que ayuden a la curación y/o a combatir los efectos secundarios, en muchas ocasiones provocados por dichos tratamientos.

Ignorar esto por parte de los servicios de salud es no querer saber con qué remedios se está complementando el tratamiento prescrito al menos un 30 % de los pacientes.[8]

En los últimos años los más prestigiosos centros oncológicos han ido integrando diversas terapias y medicinas naturales[9] en su cartera de servicios. Actualmente es un campo emergente y presumiblemente la iniciativa de estos centros oncológicos pase a otras especialidades.

En 2003 surge la SIO, Sociedad para la Oncología Integrativa, una organización sin ánimo de lucro que busca integrar enfoques complementarios, basados en la evidencia, para mejorar la atención y tratamiento de los pacientes con cáncer.

El desarrollo incipiente de la oncología integrativa está haciendo que se potencie la investigación a fin de poder respaldar con evidencias científicas todas aquellas terapias y medicinas tradicionales, sumando siempre para beneficio del paciente. En este sentido, cabe destacar el monográfico de nov. 2017 del JNCI[10], la revista más prestigiosa sobre el cáncer, en el que podemos ver el interés actual en investigar en terapias y medicinas consideradas marginales y/o anticientíficas por algunos colegios profesionales occidentales, aún sin conocerlas y sin haber investigado mínimamente. Al mismo tiempo, en la medida que se continúe investigando, se clarificarán los casos de terapias o medicamentos que no arrojan evidencias y/o que pueden ser perjudiciales para la salud o el bolsillo de los pacientes.

ONCOLOGÍA INTEGRATIVA EN LAS REGIONES MENOS DESARROLLADAS

De los 14 millones de nuevos casos de cáncer y 8 millones de muertes estimados en 2012, aproximadamente el 57% de los primeros y el 65% de las muertes se produjeron en las regiones menos desarrolladas del mundo.[11]

Los cambios en el estilo de vida, en la medida que se asemejan al occidental en la alimentación, el stress y poco ejercicio, junto al aumento de la edad, han posibilitado esto. Es urgente difundir una nueva visión de los factores de riesgo y no solo de tratamiento del cáncer.

Al margen de las posibilidades de gasto en los cuidados y tratamiento del cáncer, en muchos países el uso de medicinas naturales complementarias está firmemente arraigado en su cultura. A manera de ejemplo en los países de Oriente Medio el porcentaje de uso de medicinas complementarias (MC) van desde el 35% en Irán hasta 46% en Marruecos, 51% en Israel, 57% en Turquía, 90% en Arabia Saudita y casi el 100% en Jordania.[12] Las personas, en todos los países del mundo, usan una enorme variedad de herramientas para afrontar los desafíos que genera el cáncer en lo físico, psíquico y espiritual. Es comprensible que en los últimos años se estén realizando numerosos ensayos en estos países a fin de constatar y poner en valor en base a evidencias científicas los remedios naturales que se usan tradicionalmente o, en su caso, descartarlos.

ALGUNOS EJEMPLOS DE ENSAYOS EN BUSCA DE EVIDENCIAS

  1. Las imágenes guiadas (visualización) y la relajación muscular progresiva reducen el stress en pacientes de Ca de próstata y Ca de mama sometidos a quimioterapia.[13]
  2. La miel natural pura, usada preventivamente, reduce la incidencia de mucositis oral en pacientes con cáncer de cabeza y cuello sometidos a radioquimioterapia.[14]
  3. La miel produce una curación más rápida de las mucositis inducidas por quimioterapia.[15]
  4. La aplicación de miel pura es efectiva en el tratamiento de la mucositis oral producida por la radioterapia.[16]
  5. La Malva silvestre y la Alcea Digitata son eficaces en los cuidados de la xerostomía (disminución-ausencia de saliva) producida por la radioterapia en los cánceres de cabeza y cuello.[17]
  6. El ungüento a base de henna natural es más eficaz que la pomada de hidrocortisona 1% en el tratamiento de las radiodermitis secundarias al tratamiento de radioterapia en el cáncer de mama.[18]
  7. El Toque Terapeutico (TT) es eficaz en el tratamiento de la fatiga y el dolor en los pacientes con cáncer sometidos a quimioterapia.[19]
  8. El consumo de cebolla amarilla fresca mejora la hiperglucemia y la resistencia a la insulina en pacientes con cáncer de mama durante la quimioterapia.[20]
  9. La toma del complejo de hierbas LCS101 (basado en la Medicina Tradicional China) mejora los efectos secundarios de la quimioterapia en el cáncer de mama.[21]
  • El jugo de pasto de trigo puede mejorar la toxicidad hematológica relacionada con la quimioterapia en pacientes con cáncer de mama.[22]
  • El producto homeopático Traumel puede reducir significativamente la estomatitis en niños tratados con quimioterapia[23]
  • Un régimen de medicina complementaria guiado por un médico mejora los síntomas secundarios al tratamiento quimioterápico en los cánceres de endometrio.[24]
  • Extractos de hoja de olivo disminuyen la incidencia de mucositis oral en el tratamiento con radioterapia del cáncer de cabeza y cuello.[25]
  • El jengibre disminuye la intensidad de las nauseas y el número de vómitos en pacientes sometidos a quimioterapia.[26]
  • El yoga ayuda a disminuir la depresión, el dolor y la fatiga. Aumenta la calidad de vida en pacientes mayores con cáncer de mama.[27]

Es conocida la importancia de las hierbas en la Medicina Tradicional China (MTC) y cómo se ha ido extendiendo por los países más desarrollados esta medicina milenaria, que conlleva una visión muy distinta a la occidental sobre el ser humano y la Naturaleza. En relación al cáncer colorectal, que representa el segundo cáncer con más muertes en todo el mundo,[28]un reciente estudio[29]arroja mejores resultados de supervivencia para los enfermos chinos con cáncer colorectal en estadíos II y III que han integrado, al tratamiento convencional del cáncer, el uso de hierbas prescritas por MTC. También han sufrido en menos cuantía los efectos secundarios de los tratamientos.

En Reino Unido alrededor del 30% de los pacientes con cáncer recurren a medicina complementaria[30], generalmente sin conocimiento de su equipo médico, pues con excepción de algunos grandes centros del cáncer que ofrecen algunas técnicas como la acupuntura[31], las prestaciones de la medicina complementaria no entran en el Servicio Nacional de Salud (NHS). Sin embargo, la demanda de una visión global en la prestación de cuidados paliativos y la presión de las asociaciones contra el cáncer, han hecho que la atención individualizada, la actividad física, la nutrición y la gestión del stress sean partes centrales de la cartera de servicios del NHS. La tendencia es empeñar más esfuerzos a las necesidades humanas de los pacientes que a los resultados médicos, especialmente en los casos de cánceres avanzados, en los que poco aportan los nuevos y caros fármacos y mucho un buen servicio de cuidados paliativos.

En 2012 se estableció la Sociedad Británica de Oncología Integrativa (BSIO) que promueve un acercamiento entre los profesionales de la salud pública, los prácticos de medicina complementaria y los investigadores, sobre la evidencia de las diferentes terapias demandadas por un importante número de pacientes.

En un reciente trabajo, publicado igualmente en el monográfico del JNCI[32], los autores constatan el aumento de centros especializados en cáncer en EE.UU. que han incorporado terapias complementarias en sus carteras de servicio al paciente, en el propio hospital, en la medida que los estudios arrojan más evidencias sobre la efectividad de las mismas para combatir los efectos secundarios de los tratamientos convencionales.

Así, cada vez hay más evidencia de que la acupuntura puede ser efectiva para manejar los efectos secundarios como la fatiga, insomnio y angustia[33] [34], el dolor postoperatorio[35] – también con auriculoterapia[36]-, los sofocos[37] [38] o las nauseas y vómitos[39], siendo muy numerosos los trabajos de investigación al respecto.[40]

Igualmente la investigación llevada a cabo en uno de los principales centros de tratamiento del cáncer demuestra la evidencia de la efectividad del masaje[41]para estos pacientes. También se continúa investigando en las terapias cuerpo-mente, tales como el yoga, la atención plena o la meditación, con el fin de facilitar a los pacientes herramientas para profundizar en ellos mismos y en el sentido de la vida.[42] [43]

Desde 2009 hasta 2016 han aumentado las modalidades de medicina o terapias complementarias en los 45 centros de EE.UU. que ofertan e informan sobre medicina integradora para el cáncer, siendo las más frecuentes de esas terapias: el ejercicio físico (97,8%), acupuntura y meditación (88,9% cada una), yoga (86,7%), masajes (84,4%) y musicoterapia (82,2%). Además, muchos de los sitios web proporcionaron información sobre nutrición (95,6%), suplementos dietéticos (93,3%) y fitoterapia (hierbas) (88,9%). En comparación con los resultados de 2009, el número de centros oncológicos que brindan información sobre medicina integrativa ha aumentado en todas las modalidades, excepto en la terapia de visualización guiada.[44]

RESPECTO DE LA ALIMENTACIÓN, EJERCICIO FISICO Y VIDA INTERIOR

Por último, si algo está claro, es que los múltiples factores de estilo de vida que incluyen la dieta, la actividad física, los factores ambientales, el apoyo social, el estrés crónico y la calidad del sueño, influyen en el riesgo de cáncer y / o están asociados con los resultados del cáncer.

De las revisiones sistemáticas del Fondo Mundial de Investigación del Cáncer (WCRF) y el Instituto Americano de Investigación del Cáncer (AICR),[45] que es muy recomendable leer detenidamente, se deducen las siguientes recomendaciones generales: Comer principalmente una dieta basada en verduras con variedad de vegetales, frutas, granos integrales y legumbres como frijoles; limitar las carnes rojas y evitar la carne procesada; evitar las bebidas azucaradas y limitar el consumo de alimentos ricos en energía; si se consume, limitar el alcohol a 1 bebida al día para las mujeres y 2 para los hombres y realizar ejercicio físico durante al menos 30 minutos al día, limitando el sedentarismo.

Respecto de las prácticas mente-cuerpo: hay muchas opciones, incluidas las prácticas basadas en el movimiento como yoga, tai chi o qigong (Chi-kum) y los cientos o miles de prácticas diferentes de meditación. En última instancia, el programa ideal será el que las personas estén dispuestas a hacer todos los días para reducir el stress y crear calma en sus vidas.

Finalmente, en el área de los factores ambientales, ante la ausencia de pruebas claras, es ideal seguir el principio de precaución y tratar de disminuir la exposición a agentes endocrinos y sustancias cancerígenas.

Antonio Martínez

Miembro Asociación Hygea

[1] Gotzsche, 2014

[2] Memorial Sloan Kettering Cancer Center, MD Anderson Cancer Center, Yale-New Haven Hospital, Mayo Clinic Rochester, Dana Farber Cancer Institut…

[3] Algunos de los cuales referiremos en detalle más adelante

[4] Global Burden of Disease Cancer Collaboration, Fitzmaurice C, Allen C, et al. Global, regional, and national cancer incidence, mortality, years of life lost, years lived with disability, and disability-adjusted life-years for 32 cancer

groups, 1990 to 2015: A systematic analysis for the Global Burden of Disease Study.JAMAOncol.2017;3(4):524–548.

[5] American Cancer Society. Global Facts and Figures. 3rd ed. Atlanta: American CancerSociety;2015

[6] HorneberM,Bueschel G,Dennert G, etal.How manycancerpatients use complementary and alternative medicine: A systematic review and metaanalysis. IntegrCancerTher.2012;11(3):187–203.

[7] “Integrative oncology is a patient-centered, evidence-informed field of cancer care that utilizes mind and body practices, natural products, and/or lifestyle modifications from different traditions alongsideconventional cancer treatments. Integrative oncology aims to optimize health, quality of life, and clinical outcomes across the cancer care continuum and to empower people to prevent cancer and become active participantsbefore, during, and beyond cancer treatment.”

J Natl Cancer Inst Monogr (2017) 2017(52): lgx012

[8] Según la Sociedad Española de Nutrición Parenteral y Enteral (SENPE) y la de Oncología Radioterápica (SEOR) en España usan terapias alternativas hasta un 50 % de los pacientes con Cáncer. (I CONGRESO NACIONAL DE NUTRICIÓN EN ONCOLOGÍA)

[9] Yun H, Sun L, Mao JJ. Growth of integrative medicine at leading cancer centers between 2009 and 2016: A systematic analysis of NCI-designated comprehensive cancer center websites. J Natl Cancer Inst Monogr. 2017; 2017(52):29–32

[10] https://doi.org/10.1093/jncimonographs/lgx001

[11] Ferlay J, Soerjomataram I, Ervik M, et al. GLOBOCAN 2012 v1.0, Cancer Incidence and Mortality Worldwide: IARC CancerBase No. 11. Lyon, France: International Agency for Research on Cancer; 2013. http://globocan.iarc.fr/. Accessed February20,2017.

[12] Ben-Arye E. Integrating complementary medicine in cancer supportive care across the Middle East: Challenges and opportunities. In: M Silbermann, ed. Palliative Care to the Cancer Patient: The Middle East as a Model to Emerging Countries.NewYork:NovaSciencePublishers;2014:77–97.

 

[13]Charalambous A, Giannakopoulou M, Bozas E, Paikousis L. A randomized controlled trial for the effectiveness of progressive muscle relaxation and guidedimageryasanxietyreducinginterventionsinbreastandprostatecancer patients undergoing chemotherapy. Evid Based Complement Alternat Med. 2015;2015:270876.

[14] RashadUM,Al-GezawySM,El-GezawyE,AzzazAN.Honeyastopicalprophylaxis against radiochemotherapy-induced mucositis in head and neck cancer.JLaryngolOtol.2008;19:1–6.

[15] Abdulrhman M, Elbarbary NS, AhmedAmin D, Saeid EbrahimR. Honey and a mixture of honey, beeswax, and olive oil-propolis extract in treatment of chemotherapy-induced oral mucositis: A randomized controlled pilot study. PediatrHematolOncol.2012;29(3):285–292

[16] Motallebnejad M, Akram S, Moghadamnia A, Moulana Z, Omidi S. The effect of topical application of pure honey on radiation-induced mucositis: A randomizedclinicaltrial.JContempDentPract.2008;9(3):40–47

[17] Ameri A, Heydarirad G, Rezaeizadeh H, Choopani R, Ghobadi A, Gachkar L. Evaluation of efficacy of an herbal compound on dry mouth in patients with head and neck cancers: A randomized clinical trial. J Evid Based ComplementaryAlternMed.2016;21(1):30–33.

[18] Ansari M1, Farzin D, Mosalaei A, Omidvari S, Ahmadloo N, Mohammadianpanah M. Efficacy of topical alpha ointment (containing natural henna) compared to topical hydrocortisone (1%) in the healing of

radiation-induced dermatitis in patients with breast cancer: A randomized controlled clinical trial. Iran J Med Sci. 2013;38(4):293–300.

[19] Aghabati N, Mohammadi E, Pour Esmaiel Z. The effect of therapeutic touch on pain and fatigue of cancer patients undergoing chemotherapy. Evid Based ComplementAlternatMed.2010;7(3):375–381.

[20] Jafarpour-Sadegh F, Montazeri V, Adili A, Esfehani A, Rashidi MR, Pirouzpanah S. Consumption of fresh yellow onion ameliorates hyperglycemia and insulin resistance in breast cancer patients during doxorubicinbased chemotherapy: A randomized controlled clinical trial. Integr Cancer Ther.2017;16(3):276–289.

[21] Yaal-Hahoshen N, Maimon Y, Siegelmann-Danieli N, et al. A prospective, controlled study of the botanical compound mixture LCS101 for chemotherapy-induced hematological complications in breast cancer. Oncologist.2011;16(9):1197–1202.

[22] Bar-Sela G, Tsalic M, Fried G, Goldberg H. Wheat grass juice may improve hematological toxicity related to chemotherapy in breast cancer patients: A pilotstudy.NutrCancer.2007;58(1):43–48

[23] Oberbaum M, Yaniv I, Ben-Gal Y, et al. A randomized, controlled clinical trial of the homeopathic medication TRAUMEEL S in the treatment of chemotherapy-induced stomatitis in children undergoing stem cell transplantation.Cancer.2001;92(3):684–690.

[24]en-Arye E, Samuels N,Schiff E,Raz OG, SharabiIS, Lavie O.Quality-of-lifeoutcomes in patients with gynecologic cancer referred to integrative oncology treatmentduringchemotherapy.SupportCareCancer.2015;23(12):3411–3419.

[25] Ahmed KM. The effect of olive leaf extract in decreasing the expression of twopro-inflammatorycytokinesinpatientsreceivingchemotherapyforcancer.Arandomizedclinicaltrial.SaudiDentJ.2013;25(4):141–147.

[26] ArslanM,OzdemirL.Oralintakeofgingerforchemotherapy-inducednausea and vomiting among women with breast cancer. Clin J Oncol Nurs. 2015;19(5): E92–E97

[27] Yagli NV, Ulger O. The effects of yoga on the quality of life and depression in elderlybreastcancerpatients.ComplementTherClinPract.2015;21(1):7–10.

[28] Torre LA, Bray F, Siegel RL, Ferlay J, Lortet-Tieulent J, Jemal A. Global cancer statistics,2012.CACancerJClin.2015;65(2):87–108.

[29] Association Between Use of Traditional Chinese Medicine Herbal Therapy and Survival Outcomes in Patients With Stage II and III Colorectal Cancer: A Multicenter Prospective Cohort Study Yun Xu, Jun J. Mao, Lingyun Sun, Lin Yang, Jie Li, Yingxu Hao, Huashan Li, Wei Hou, Yuping Chu, Yu Bai, Xiaoqiang Jia, Jinwan Wang, Lin Shen, Ying Zhang, Jianbin Wang, Jianping Liu, Yufei Yang

[30]Posadzki P, Watson LK, Alotaibi A, Ernst E.Prevalence of complementary and alternative medicine-use by UK cancer patients: A systematic review of surveys.JIntegrOncol.2012;1:102.

[31] Molassiotis A, Bardy J, Finnegan-John J, et al. Acupuncture for cancer-related fatigue in patients with breast cancer: A pragmatic randomized controlled trial.JClinOncol.2012;30(36):4470–4476

[32] Growth of Integrative Medicine at Leading Cancer Centers Between 2009 and 2016: A Systematic Analysis of NCI-Designated Comprehensive Cancer Center Websites Hyeongjun Yun, Lingyun Sun, Jun J. Mao

[33] Mao JJ, Farrar JT, Bruner D, et al. Electroacupuncture for fatigue, sleep, and psychological distress in breast cancer patients with aromatase inhibitorrelatedarthralgia:Arandomizedtrial.Cancer.2014;120(23):3744–3751.

[34]Vickers AJ, Straus DJ, Fearon B, et al. Acupuncture for postchemotherapy fatigue:AphaseIIstudy.JClinOncol.2004;22(9):1731–1735

[35] Mehling WE, Jacobs B, Acree M, et al. Symptom management with massage and acupuncture in postoperative cancer patients: A randomized controlled trial.JPainSymptomManage.2007;33(3):258–266.

[36]Alimi D, Rubino C, Leandri EP, et al. Analgesic effects of auricular acupunctureforcancerpain.JPainSymptomManage.2000;19(2):81–82

[37] LesiG,Razzini G,MustiMA,etal.Acupunctureasanintegrativeapproach for the treatment of hot flashes in women with breast cancer: A prospective multicenter randomized controlled trial (AcCliMaT). J Clin Oncol. 2016;34(15): 1795–1802.

[38] Filshie J, Bolton T, Browne D, et al. Acupuncture and self acupuncture for long-term treatment of vasomotor symptoms in cancer patients—audit and treatmentalgorithm.AcupunctMed.2005;23(4):171–180.

[39] Choo SP, Kong KH, Lim WT, et al. Electroacupuncture for refractory acute emesis caused by chemotherapy. J Altern Complement Med. 2006;12(10): 963–969.

[40] The National Cancer Institute’s Conference on Acupuncture for Symptom Management in Oncology: State of the Science, Evidence, and Research Gaps

[41]Cassileth BR, Vickers AJ. Massage therapy for symptom control: Outcome studyatamajorcancercenter.JPainSymptomManage.2004;28(3):244–249.

[42] Kiecolt-Glaser JK, Bennett JM, Andridge R, et al. Yoga’s impact on inflammation, mood, and fatigue in breast cancer survivors: A randomized controlled trial.JClinOncol.2014;32(10):1040–1049.

[43] Ben-Josef AM, Wileyto EP, Chen J, et al. Yoga intervention for patients with prostate cancerundergoing external beam radiationtherapy: A pilot feasibilitystudy.IntegrCancerTher.2016;15(3):272–278.

[44] Growth of Integrative Medicine at Leading Cancer Centers Between 2009 and 2016: A Systematic Analysis of NCI-Designated Comprehensive Cancer Center Websites Hyeongjun Yun, Lingyun Sun, Jun J. Mao

[45] Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer/Instituto Estadounidense de Investigación sobre el Cáncer. Alimentos, nutrición, actividad física, y la prevención del cáncer: una perspectiva mundial. Washington, D.C.: AICR, 2007.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.